Psicología, Psicología de parejas

Psicología de la infidelidad

La infidelidad es un fenómeno más común de lo que parece, puede ser emocional o sexual y es, regularmente, consecuencia del fracaso en dos mecanismos que posee la pareja para liberar sus tensiones: comunicarse fluidamente o tener relaciones sexuales plenas.

Tipos de infidelidad

La infidelidad es la violación al supuesto de la exclusividad sexual y emocional de la pareja, es decir de la creencia y acuerdo tácito de que la relación es de dos personas y no más. Esta conducta genera muchas consecuencias emocionales negativas y puede ser de dos tipos:

  1.  La infidelidad sexual: se refiere a sostener relaciones sexuales con una persona distinta a la pareja primaria.
  2. La infidelidad emocional: se refiere a que la persona infiel mantiene el romanticismo, su tiempo y atención a una persona distinta a la pareja primaria.

Causas de la infidelidad

Teniendo clara la infidelidad como la violación al acuerdo de exclusividad de la pareja, existen cuatro posibles razones por las que la persona infiel la utilizaría como estrategia para liberar una tensión que no puede afrontar de una manera más constructiva (Venegas Osorio 2011).

  1. Infidelidad como el deseo de escapar de la pareja porque se vuelve invasiva: el infiel usa la infidelidad como forma de escapar de su pareja, cuando el amor y la protección del otro hace sentir en peligro su yo y su individualidad.   Esto a causa del miedo a la intimidad con el otro.
  2. Infidelidad como mecanismo de reparación: la persona se siente “desatendida” por su pareja porque ya no hay detalles, salidas, romance, etc.. En lugar de discutir el hecho de sentir que su pareja ya no satisface sus necesidades y expectativas simplemente le es infiel.
  3. Infidelidad como método de negarse a desidealizar al objeto amado:  el enamoramiento es la primera fase de una relación, cuando se experimentan las mariposas en el estómago y todo se ve color de rosa. Cuando esta termina sucede la siguiente, de conocer los conflictos del otro y tratar de resolverlos y conciliarlos con los propios. En este caso el infiel se niega a aceptar que su pareja no es perfecta,  De tal forma, que salta de relación en relación y de ilusión en ilusión negándose  a dejar la emoción del enamoramiento.
  4. La infidelidad para salvaguardarse del abandono: tener una relación con una sola persona es amenazador para el infiel. Piensa que centrar toda su energía en una sola pareja implicaría sentirse solo cuando y devastado  esta ya no esté por alguna razón. Resuelve este miedo al pensar que “tener varias parejas, hará más sencillo sobrellevar la pérdida de alguna”.

En conclusión la infidelidad puede ser sexual o emocional y sus motivaciones son protectoras de la persona infiel. Bien sea porque se siente invadido por su pareja, se siente desatendido, no quiere profundizar en una relación duradera o bien siente miedo a que su mundo afectivo dependa de una sola persona.

En cualquiera de los casos la infidelidad es un problema relacional por las emociones negativas que produce en ambas partes de la relación. Es recomendable asistir a un proceso terapéutico para aprender estrategias constructivas para afrontar las tensiones que la causan.

Referencias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s