Autoestima, Calidad de vida, Desarrollo personal, Psicología, Psicoterapia, Sin categoría

Restaura tu autoestima

La autoestima es el aprecio a la imagen que tienes de ti mismo. Esta, se forma a lo largo de la vida y algunas veces está alta y otras baja, esto depende de las experiencias específicas que te hacen sentir orgullo o vergüenza respectivamente.

Una ocasión que fomenta el autoestima en la infancia, es cuando haces bien una actividad como correr rápido,  lucir atractivo, ser inteligente, simpático o tener alguna destreza artística. Por el contrario, una situación que la reduce puede ser cuando recibes burlas por  una característica física que no es apreciada por los demás o cuando intentas hacer algo nuevo y en lugar de ser motivado eres castigado o avergonzado por ello.

En el segundo caso, cuando el rechazo hacia una característica se da a edad temprana, será posible que se cree una inseguridad que se reforzará en el futuro. Por ejemplo si tienes cabello rizado y en casa te molestaban por ello, es probable que crezcas con la idea de que todas las personas que conozcas en el futuro harán lo mismo.

En el caso de la vida adulta, también hay circunstancias que favorecen el aumento de la autoestima, como tener un empleo donde reconocen tus habilidades y las recompensan o cuando tu pareja te demuestra su aprecio. Por el contrario, cuando has pasado por varias experiencias de fracaso laboral o maltrato en una relación, tu autoestima se ve reducida por la exposición repetida a los sentimientos como la vergüenza, culpa o el miedo.

¿que hacer cuando tu autoestima ha sido lastimada?

El primer paso es identificar si es así. Sabrás que tu autoestima ha sido dañada cuando identifiques, en tu diálogo interno, frases como soy un inútil, nadie me va a querer, soy feo o fea, estoy asquerosamente gordo, no valgo nada, soy un fracaso, Etc. 

Llegado este punto, notarás que probablemente estas frases te las dijo alguien muy querido en algún momento de tu vida, como tus padres o tu pareja, pero que aún cuando no te las están diciendo tú mismo te las repites constantemente.

A partir de esto, es importante que comiences a poner a prueba estas ideas, que te des cuenta que no te están haciendo feliz y que seguramente están interfiriendo en tu vida diaria, bien sea alterando tu conducta al no optar a oportunidades laborales por no sentirte capaz o bien afectando tu estado de ánimo porque te hacen sentir triste y avergonzado.

Así que al tener identificadas estas ideas, tendrás que buscar otras nuevas, que al contrario de las anteriores, te hagan sentir positivo y te motiven hacia la mejora continua. Recuerda siempre ser objetivo, no esperar complacer a los demás o querer ser el mejor en todo, ya que estas expectativas tampoco favorecen a tu autoestima.

Si te interesa una sesión terapéutica haz clic aquí.

Imagen tomada de Google

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s