Calidad de vida, Estrés, Psicología, Psicoterapia

Libérate del estrés

Frecuentemente se presentan a mi clínica personas que presentan síntomas de estrés como: irritabilidad, insomnio, dolores de cabeza, tensión muscular, dificultad para concentrarse, sensación de estar cansado todo el tiempo y en algunas ocasiones bajo apetito sexual.

Todos estos síntomas, producidos por la presión de tener que cumplir con expectativas personales y sociales, como: tener una carrera, atender a la familia, mantenerse en forma, comprar una casa y además tener vida social.

¿Te suena familiar?

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Juventud (2015), en promedio, los guatemaltecos inician a laborar desde los 16 años; el 35% consigue su primer trabajo por medio de un amigo y el 25% por un familiar. Esto nos da la pauta de la importancia de tener una adecuada red de apoyo social que permita tener enlaces para conseguir trabajo y también de contar con estilos de vida saludables protectores del estrés desde temprana edad.

Otra fuente de tensión es la de cuidar del empleo, puesto que es común que al dejar un trabajo se pase meses antes de encontrar otro. Según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE, 2016) la población desempleada es del 3.1% de la población económicamente activa, es decir 190,348 guatemaltecos.

Otro estresor para el guatemalteco es que el salario promedio, a nivel nacional, es de Q2,100.00, una cifra menor al salario mínimo legalmente establecido, dato que refleja la desigualdad que se vive en el país, ya que muchas veces la capacidad adquisitiva del joven choca con sus aspiraciones personales.

Al respecto, el estudio de López (2014) acerca de la expectativas de vida y alternativas en jóvenes del área rural, pone en evidencia que los jóvenes tienen como expectativas de vida la conformación de una familia, tener una carrera profesional y mejorar sus condiciones de vivienda en cuanto a extension y materiales.

En el área urbana no hay estudios que reflejen alguna tendencia entre los jóvenes, que sin embargo, son bombardeados por vallas publicitarias y mensajes de redes sociales que buscan persuadirles de alcanzar metas impuestas por empresas y marcas que solo quieren colocar sus productos.

Estas situaciones combinadas, más el tráfico, las relaciones interpersonales y la frustración, ponen al joven en tensión constante que a largo plazo se traduce en los síntomas del estrés: dolor de cabeza, tensión muscular, irritabilidad, dificultad para concentrarse, problemas de sueño y una baja en la capacidad de procesar la información y tomar decisiones.

Ante esta realidad social, es necesario un modelo terapéutico que ayude al joven a enfrentar el estrés de manera rápida y certera, que le permita desarrollar un trabajo de manera funcional y alcanzar cierto nivel de calidad de vida.

El modelo racional emotivo conductual es uno de los modelos indicados para ello, ya que se trabaja orientado a metas con límite de tiempo y esto permite el progreso terapéutico a un costo reducido debido a que en general no requiere una gran cantidad de sesiones como en los otros modelos.

Si te interesa un tratamiento para aprender a lidiar mejor con el estrés y reducir sus síntomas Haz clic aquí.

Referencias

Foto: taringa.net

INE. (2015). Encuesta Nacional de Juventud. Guatemala: INE

INE. (2016). Encuesta Nacional de Empleo en Ingresos. Guatemala: INE

López Molina, A. (2014). ¿Dentro o fuera? Expectativas y alternativas de jóvenes en comunidades rurales en
Guatemala. Buenos Aires: CLACSO

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s