Cerrar ciclos

Cerrar ciclos

Frecuentemente podemos ver personas que suelen repetir el patrón de sus relaciones, siempre son agredidos por sus parejas, engañados o “no queridos” o bien conocer casos en los que hubo un duelo y la persona cada vez que lo recuerda revive todos los sentimientos “como si hubiera sido ayer” ¿A causa de qué sucede esto? : Por no saber cerrar ciclos, lee en este artículo la importancia de cerrar cada experiencia que comienzas.

Una forma de procurar nuestra salud mental es adoptando el hábito de cerrar ciclos, para ello debemos partir de un auto análisis que nos muestre si poseemos esta costumbre, conocer el ciclo de la experiencia para luego adaptar este hábito genérico a la ruptura de la relación de pareja y al duelo.

¿Cómo se si tengo el hábito de cerrar ciclos?

Cerrar ciclos es un hábito muy saludable, y ves las consecuencias de ello en cosas tan pequeñas como cuando dejas todos los platos bien lavados, secos y colocados en su lugar, cuando terminas aquella manualidad que viste en la televisión y puedes colocarla en un lugar para exhibirla, o el hecho de que al llegar al final del día logras repasar mentalmente la lista de actividades realizadas y has podido terminar la mayoría. Cerrar ciclos significa llevar a término una actividad que se comienza.

¿Qué es el ciclo de la experiencia?

En simples palabras un ciclo es algo que comienza y termina. Desde la perspectiva de la psicoterapia Gestalt, este ciclo tiene siete fases:

  • Sensación: consiste en las sensaciones internas y externas que experimentamos cuando surge una necesidad, por ejemplo cuando tienes sed.
  • Darse cuenta: como su nombre lo dice, implica que nuestra conciencia reconozca las sensaciones. siguiendo el ejemplo esta etapa sucede cuando reconoces tener sed.
  • Energización: En esta fase tu organismo comienza a tomar impulso para resolver y dar solución a la necesidad que inició el ciclo.
  • Acción: consiste en tomar las acciones que hagan falta para resolver la necesidad.
    Contacto: implica tomar contacto contigo mismo y con tu medio para resolver la necesidad, en esta etapa se da la solución.
  • Retirada: ya que la necesidad se resolvió entonces te retiras del lugar donde obtuviste la satisfacción a la necesidad.
  • Disponible: consiste en que el organismo está disponible para abrir un nuevo ciclo, surge una nueva necesidad y el ciclo reinicia.

Cierre de ciclos y las relaciones de pareja

“Un clavo saca otro clavo”. Este dicho muy popular y por demás erróneo evidencia cómo no puedes tener una nueva relación sin haber cerrado las anteriores, pues estas quedan guardadas en el inconsciente y revividas por medio de dos mecanismos psicológicos: la mentalización y la compulsión a la repetición.

La mentalización consiste en que cada vez que estableces una relación significativa y afectiva con alguien automáticamente llevas su re cuerdo en la mente y en tu corazón. Para ilustrarlo con un ejemplo, imagina que tu mente es una estantería, y en ella hay un espacio donde colocas a tu pareja; al no cerrar un ciclo con una pareja anterior esa persona aún está en el espacio “de la pareja” dentro de tu mente y sentimientos. Eventualmente el recuerdo aflora perjudicando la relación actual. ¿Cómo te das cuenta? porque en la presente relación comienzan a suceder los mismos conflictos que en la relación anterior. Tipicamente sucede cuando sales de una relación de infidelidad, y casualmente la presente también implica infidelidad.

¿Qué implica esto? Si quieres emprender una nueva relación tienes que vivir el duelo de la anterior. Y este es el punto que hace difícil vivir cerrando ciclos: A nadie le gusta vivir el dolor. Recuerda que el periodo del duelo puede ser desde seis meses hasta un año y medio, dependiendo de la profundidad de la relación. No es recomendable saltar de una relación a otra.

El mecanismo de compulsión a la repetición, por su complejidad lo describiré en otro momento.

Cierre de ciclos y duelo

El duelo tiene sus propias etapas y podría ser un tema exclusivo sobre el cuál escribir, sin embargo es también una forma de despedida, de cierre que obviamente duele, y además culturalmente nadie nos enseña para aliviar el dolor hay que vivirlo.

Cuando el dolor se evade simplemente estamos guardándolo en el inconsciente negandolo y tratando de enterrarlo, pero esto contradice las leyes de la mente pues para liberar cualquier emoción es necesario sentirla, eventualmente se irá pero solo cuando antes la hayamos comprendido, elaborado y otorgado un sentido.

La elaboración del duelo consiste en comprender que nadie nos pertenece, que nada es eterno y que lo único constante es el cambio, lograr esto conlleva un proceso que no se logra de un momento a otro y que va más allá de la comprensión mental o la repetición verbal. Por ello es recomendable asistir a psicoterapia, pues se deben orientar los afectos que se experimentan (culpa, tristeza, enojo).
En conclusión

Vive aquí y ahora, abraza tus emociones y experiencias pues por una razón has llegado a ellas y esa razón la descubrirás solo experimentándolas. Aprender a cerrar ciclos es un objetivo de la psicoterapia por lo que si consideras que necesitas o quisieras aprenderlo asiste a un proceso.

Anuncios

1 comentario en “Cerrar ciclos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s